Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

Para acceder a esta web, debes ser mayor de edad.

+18 Entrar en este sitio web
-18 Salir de este sitio web

La bodega

Descubre nuestras infraestructuras

La Bodega

El Gaitero nace en una de las bodegas centenarias asturianas con más tradición, en la que el visitante puede realizar un recorrido único para adentrarse en los secretos del sabor de Asturias, la sidra.

Desde el canigú –zona de entrada de la manzana para su clasificación previa y lavado- y la Sala de Prensas –donde se tritura la manzana y se extraen sus primeros jugos-, hasta el tren de embotellado y embalaje –automatizado con tecnología puntera-, la historia y las emociones se palpan en todos y cada uno de los espacios de La Espuncia. Y el corazón de Valle Ballina y Fernández late en sus cinco bodegas: la Central, la de las Provincias, la de los Países Americanos, la de los depósitos de metal y la de los nuevos depósitos de acero inoxidable.

Las instalaciones de El Gaitero en La Espuncia se extienden a lo largo y ancho de más de 40.000 metros cuadrados, ubicados estratégicamente junto a la ría de Villaviciosa. Allí, sus bodegas centenarias, declaradas uno de los elementos más representativos del Patrimonio Histórico Industrial de Asturias, conviven con tecnología innovadora de última generación.

La Bodega Central fue la primera en construirse hace más de ciento veinte años y cuenta con unos 200 toneles repartidos en tres pisos, con diferentes capacidades: 90.000, 20.000, 10.000 y 5.000 litros. Las Bodegas de las Provincias y de los Países Americanos, también con más de un siglo de historia, se construyeron como homenaje a los principales importadores de sidra El Gaitero, tanto en España como en América, y se realizó la inscripción de sus nombres y escudos en todos los toneles, con capacidad para 60.000 y 70.000 litros de sidra.

Estas tres bodegas tienen menos uso hoy en día, utilizándose para los procesos de I+D+i o para almacenaje. En la de metal es donde la mayoría de la sidra fermenta, son casi un cetenar de depósitos de acero al carbono revestidos de resina alimentaria, con capacidad individual de 56.000 litros. También en esta bodega la sidra pasa por un último proceso de filtración, con filtros tangenaciales de última generación.

La nueva bodega, la de depósitos de inoxidable, es la que acoge las sidras de Denominación de Origen SIDRA DE ASTURIAS. Hay depósitos de fermentación con control de temperatura y presurizados para las segundas fermentaciones.

En estas tres bodegas, la sidra fermenta, para ir a parar a un último lugar antes de embotellarse: la nueva bodega con casi un centenar de depósitos de acero al carbono, con capacidad individual de 56.000 litros. Es en ella donde la sidra pasa por un último proceso de filtración, con filtros tangenciales de última generación.

Además, La Espuncia acoge en sus 40.000 metros cuadrados los almacenes, laboratorio, zona de elaboración de dulces, las nuevas oficinas de la empresa, el edificio de la Colección Permanente de El Gaitero y una sala de cata en la que los miles de visitantes que se acercan cada año a la bodega degustan las mejores sidras de El Gaitero.